Con el paso del tiempo nuestro negocio puede llegar a estancarse y debemos ser proactivos y tomar medidas para evitar que eso ocurra. La solución no es que estés aún más horas trabajando, sino ser más eficaz en la gestión y en el servicio para lograr aumentar la facturacion de tu peluquería.

  1. Utiliza un programa de gestión específico para salones de peluquería: como en cualquier negocio, la gestión marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Un software específico te ayudará a controlar la agenda, el stock, la facturación e incluso el marketing; en definitiva, será tu aliado a la hora de tomar decisiones.

 

  1. Recomienda servicios e intenta dejarlos “agendados”: recomienda aquello que creas necesario, como un corte dentro de un tiempo determinado o tratamiento para dar luz al cabello; y sobre todo, deja la cita cerrada. Aconseja a tus clientes con criterio y profesionalidad, ellos confiarán en ti.

 

  1. Potencia la venta de productos: de igual manera puedes recomendar productos específicos tanto para aplicar en el salón como para utilizar en casa, que ayuden a mantener la coloración o proteger el cabello. Utiliza productos de calidad –en Rubio Professional podrás elegir entre más de 9000 referencias- y no tengas miedo a vender: los clientes agradecerán tu asesoramiento personalizado.

 

  1. Busca nuevas fuentes de ingresos: por ejemplo, un servicio de peluquería a domicilio o servicios adicionales de estética (maquillaje, fotodepilación) realizados por un profesional externo pueden atraer nuevos clientes a tu establecimiento y fidelizar a los ya existentes con un servicio más completo.

 

  1. Crea paquetes de servicios: promociona tus servicios y productos a través de packs con precios atractivos que animen a tus clientes a descubrir nuevos tratamientos.

 

  1. Pon el foco en la fidelización: seguro que das a tus clientes un trato excepcional, pero tienes que ir un paso más allá. Implanta un sistema de fidelización, como un sistema de puntos regalo en el que el cliente acumule puntos cada vez que compra un servicio o producto en tu peluquería, canjeables por un peinado gratis, por ejemplo.

 

¡Esperamos que nuestros consejos te sirvan de ayuda para aumentar la facturación de tu peluquería!